Noticias y Eventos

 

12 mar. 2018

La Iluminación como Elemento Compositivo en Fotografía

Autor: Club Fotográfico Medellín  /  Categorías: Noticias  /  Calificar este artículo:
Sin calificación

La Iluminación como Elemento Compositivo en Fotografía

Que la fotografía es luz es algo que te hemos dicho muchas veces. Lo que son las pinturas a una obra pictórica, es la luz a una fotografía. Es su esencia. Es su razón de ser.

Pero en este artículo no quiero hablarte solamente de la luz como ese componente que nos ayuda a que la cámara sea capaz de registrar lo que tiene ante ella. En este artículo quiero hablaros del poder que tiene la iluminación como un elemento compositivo propio de una fotografía. ¿Te quedas conmigo a descubrir más sobre el tema?

Próximo Reto: Busca la Luz (Y la Sombra)

Busca la luz, al igual que puedes buscar a la persona de tu próximo retrato callejero o buscar el encuadre que cumple con la regla de los tercios. Busca ese rayo de luz, ese juego de luces y sombras que hacen que la mirada de quien observa la fotografía vaya directamente al punto que quieres, no por un color destacado. Tampoco por el rostro bonito de nuestro modelo, o un paisaje espectacular, sino porque la combinación de luces y sombras le ha dirigido exactamente a ese punto.

La definición de iluminación que nos da la RAE dice: "Acción y efecto de iluminar", y "Conjunto de luces que hay en un lugar para iluminarlo o para adornarlo". La definición de sombra es: "Oscuridad, falta de luz, más o menos completa", y "Imagen oscura que sobre una superficie cualquiera proyecta un cuerpo opaco, interceptando los rayos directos de la luz".

Y os preguntaréis... ¿por qué las definiciones? Pues para que comprobéis, que la sombra no se entiende sin la luz. Que son conceptos que están íntimamente ligados, y que juntos, sabiendo combinarlos, pueden ser muy poderosos y ayudarnos a mejorar considerablemente la composición de nuestras tomas.

Porque hablar de luz es hablar también de sombra. Si está todo perfectamente iluminado es probable que necesitemos utilizar otro tipo de elementos para llamar la atención de quien observa la fotografía, como pueden ser por ejemplo el color o el motivo fotográfico, como ya veíamos en la guía del lenguaje visual.

Pero ¿y si solo queremos jugar con la iluminación? ¿Qué ocurre? Pues que gracias al juego entre luces y sombras podremos dirigir la mirada hacia la parte de la fotografía que más nos interesa. Fíjate por ejemplo en la siguiente imagen.

Cuando observamos esta toma nuestra mirada se va directamente a dos puntos. El primero de ellos el rostro de la mujer. El segundo de ellos su barriga. ¿Por qué? No es algo casual por supuesto. El fotógrafo ha iluminado estratégicamente esas dos zonas del encuadre porque son lo relevante de la captura, y nos manda un mensaje: el rostro de una madre ilusionada por la próxima llegada de un nuevo miembro a la familia.

¿Pero por qué tiene tanta fuerza esta imagen? La protagonista es importante, por supuesto. Pero sobre todo es por su contraste. Por el juego entre luces y sombras. Por la iluminación que tiene. Imaginaos la misma toma pero toda iluminada de manera uniforme. Ojo, no estaría mal, pero ni tendría la misma fuerza expresiva ni dirigiría tan bien la mirada del espectador.

Con esto quiero expresar que cuando hablamos de iluminación en términos generales, no solo nos referimos a cómo iluminamos una escena, sino también a cómo no la iluminamos. Qué es lo que decidimos que se vea y lo que no, mediante el juego entre luces y sombras.

Formas de Apreciar la Luz en una Fotografía

Cuando hablamos de la luz como un elemento compositivo más en fotografía, podríamos decir que hay dos formas de incluirla en nuestras tomas:

  • La forma más obvia: Incluir la propia fuente de luz en la composición. Como por ejemplo, las fotos a luces de velas, a las luces de navidad, o al sol.
     
  • La forma NO tan obvia: Cuando la luz ilumina de una forma especial un motivo fotográfico. Si observas a tu alrededor, seguro que descubres rincones especiales por la luz que le incide en un momento concreto. Un retrato a la luz del atardecer por ejemplo pertenecería a este segundo grupo.

Conoce las Propiedades de la Luz para Usarlas en Tus Composiciones

Antes de empezar a ver algunos ejemplos, es necesario repasar las propiedades de la luz, ya que si las conocemos sabremos cuándo y cómo usarlas para darle a nuestras fotos más fuerza.

  • Intensidad. La intensidad de la luz nos indica la cantidad de ésta que hay presente en una escena, y determinará la exposición de la fotografía. Para modificar esta propiedad, puedes jugar con la potencia de la fuente de luz o con la distancia entre la fuente y el sujeto u objeto protagonista.
     
  • Calidad. La calidad de la luz hace referencia a la relación que existe entre el tamaño de la fuente de luz y la del sujeto u objeto que estamos fotografiando. De esta propiedad podemos distinguir entre:
     
    • Luz dura. La luz dura es aquella que se produce cuando la fuente de luz es más pequeña que nuestro motivo fotográfico, y por tanto, se generan sombras muy marcadas y contrastes intensos entre las luces y las sombras, siendo la transición entre ellas repentina.
    • Luz suave. La luz suave es aquella que se produce cuando la fuente de luz es más grande que nuestro motivo fotográfico, o cuando la luz está reflejada sobre alguna superficie. La luz suave es un tipo de luz difusa, ya que la transición entre luces y sombras es sutil y progresiva.
       
  • Temperatura de Color. La temperatura de color afecta al estado de ánimo que transmite una fotografía. Dicha temperatura se mide en Kelvin (K), y los valores pueden variar aproximadamente desde los 1000 K hasta los 10.000 K, siendo 1000 el extremo cálido y rojizo y 10.000 el extremo frío o azulado.
     
  • Dirección. La posición desde la que va a incidir la luz a nuestro sujeto u objeto protagonista va a influir en cómo el espectador percibe la apariencia de dicho protagonista. Si hablamos de la dirección de la luz, podemos distinguir entre: luz frontal, luz lateral, luz trasera, luz cenital y luz nadir. Si quieres ver ejemplos de cada una de ellas no dejes de echarle un vistazo a este otro artículo.

Luz Natural y uz Artificial

Además de conocer las propiedades de la luz, también es interesante que conozcamos las diferencias que existen entre un tipo de luz natural y un tipo de luz artificial.

Así pues, cuando hablamos de luz natural la fuente de luz principal será el sol, que puede verse apoyada por los reflejos de ésta en los elementos del entorno. No podemos apagar el sol, o darle a un botón para que tenga menor intensidad, pero sí que podemos utilizar accesorios y trucos para poder tener un mínimo control sobre él, como te comentábamos en este artículo. Además, deberemos distinguir y conocer el tipo de luz que tenemos en cada momento del día, ya que sus propiedades variarán y eso afectará al resultado final de nuestra toma.

Por otro lado tenemos la luz artificial, que es aquella sobre la que tenemos todo el control. Ésta sí que podemos cambiarla de posición, bajarla de intensidad e incluso cambiarla de color. Las principales fuentes de luz artificial serán o flashes o focos de luz continua, aunque también son fuentes de luz artificial por ejemplo la luz de las velas o de una farola.

Fuente: www.dzoom.org.es

Print

Número de visitas (252)      Comentarios (0)

Por favor ingrese como usuario o regístrese para publicar comentario.

Name:
Email:
Subject:
Message:
x

Contáctanos


Reuniones todos los martes a las
6:00 pm en nuestra sede.

Museo de Arte Moderno MAMM Piso 3
Cra. 44 19A-100, Ciudad del Río
Medellín.
Están todos invitados, los esperamos!


Información legal

Cohete.Net, Marketing digital, Diseño y desarrollo de páginas web y Apps
Top