La cámara compacta y cómo han cambiado en la historia

Son de fácil manejo, automáticas, su objetivo es fijo (no intercambiable) y tienen un zoom de entre 4 y 10x. Además, poseen un sensor muy pequeño, lo que explica la calidad de las imágenes. 

Las cámaras compactas, como las conocemos a día de hoy, empezaron a lanzarse al mercado en la década de los 2000. Sin embargo, la evolución de la cámara compacta se remonta a mucho tiempo atrás.

En 1888, la grandiosa Kodak lanzó en Estados Unidos la primera versión de esta cámara, conocida popularmente como “cámara caja”. Su modo de uso era tan intuitivo que hasta su eslogan transmitía esa facilidad: “Usted aprieta el botón; del resto nos encargamos nosotros”.

Fuente: Crehana Blog

En la década de 1920, la compañía Agfa lanzó al mercado su famosa cámara compacta Agfa Box, que ayudó a impulsar la fotografía como un pasatiempo al alcance de todos. Su forma de uso era muy similar a la fabricada por Kodak, siempre listas para disparar.

En la década de los 30, ya se había vuelto una tendencia fabricar y mejorar las cámaras compactas que iban saliendo al mercado. Poco a poco, la evolución de la cámara compacta fue trayendo nuevos avances en calidad y en tamaño.

Con el paso del tiempo, las cámaras compactas fueron optimizando sus usos y posibilidades para perdurar durante años, hasta convertirse en la primera opción para un nicho muy específico de aficionados a la fotografía.

Deja un comentario