¿Qué es una fotografía de larga exposición?

Fotografía: Alex Montes.

Para que la película fotográfica o el sensor digital puedan captar una fotografía necesitan una cantidad de luz en un rango determinado. Si reciben más luz la foto quedará sobreexpuesta, pudiendo llegar a quedar totalmente blanca, y si reciben menos luz quedará subexpuesta, pudiendo llegar a quedar negra.

Para conseguir esa cantidad de luz óptima hay tres parámetros que se pueden combinar: sensibilidad de la película o sensor, apertura del diafragma, y velocidad de obturación, es decir, cuánto tiempo permanecerá el obturador abierto dejando pasar la luz. 

Fotografía: Jiarong Deng

Para una misma sensibilidad, la apertura y la velocidad son inversamente proporcionales: la foto captará la misma cantidad de luz con una apertura y un tiempo determinados, que con la mitad de apertura y el doble de tiempo o un cuarto de apertura y cuatro veces más tiempo, etc.

La diferencia entre una fotografía de corta y larga exposición es que en el primer caso el tiempo de exposición es tan corto (de centésimas o milésimas de segundo) que la realidad queda como congelada, mientras que en el caso de una exposición prolongada queda impresionado en la foto el movimiento de los objetos durante uno o varios segundos.

La larga exposición nocturna nos permite capturar más información del cielo que la que podemos ver a simple vista. Al mantener el obturador abierto durante más tiempo, capturaremos detalles de la Vía Láctea o colores de la aurora boreal que no podemos ver a simple vista.

El resultado tanto de la fotografia de larga exposición diurna y noctura es mágico, porque es algo que tus ojos no pueden percibir a simple vista. De hecho, debido a la falta de familiaridad con la imagen final, mucha gente piensa que las fotos de larga exposición son resultado de Photoshop. Sin embargo, para hacer fotografías de larga exposición solo necesitas tu cámara y un trípode (y filtros ND en algunos casos).

Fotografía: Gerald Berliner

¿Cómo hacer fotografías de larga exposición?

PASO 1: CÁMARA EN MODO S/TV Y VALOR ELEVADO EN SEGUNDOS:

Pon el dial de tu cámara réflex en modo semimanual de velocidad de disparo. ¿Cómo se consigue esto? Si tienes Nikon ponte en modo «S» y si eres de Canon ponte en el modo «Tv».

Ahora mueve la rueda de control de tu cámara. Verás que hay un valor que se altera. Ese valor tiene un formato parecido a 1/2000 o algo parecido (puede ser 1/5000; o también 1/23; etc.). Ese valor hay que bajarlo poco a poco, hasta llegar a 1″, es decir, 1 segundo, y luego seguiremos girando la rueda hasta que alcancemos 3″ segundos, 20″ segundos, o la cantidad de segundos que deseamos.

La cantidad de segundos de momento da igual. Lo importante es aprender la técnica. Una vez la dominemos, se trata de ir experimentando y probando hasta que encontremos la cantidad de segundos que nos dé el mejor resultado.

PASO 2: BUSCAR ESTABILIDAD

Es importante que la cámara no se mueva mientras estás haciendo la fotos. Este tipo de fotos toman tiempo, y por lo tanto es IMPRESCINDIBLE que la cámara no se mueva para que no nos resulte la imagen movida. Lo más recomendable es utilizar un trípode y que este esté sobre una superficie estable.

PASO 3: DISPARAR SIGILOSAMENTE

Nos interesa que la cámara no se mueva ni lo más mínimo, ni siquiera aquel tenue movimiento de cuando pulsamos el disparador. Para ello vamos a utilizar un disparador remoto (con cable, con infrarojos) o, para quien no tenga un disparador remoto, también puede servir como solución utilizar el temporizador de la cámara, de 2 segundos por ejemplo. De este modo nos dará tiempo de pulsar el disparador y de apartarnos para que cuando la cámara empiece a registrar la foto nosotros no influyamos con ninguna vibración, por muy pequeña que sea.

Fuentes: https://www.blogdelfotografo.com/

https://capturetheatlas.com/es/fotografia-nocturna-de-larga-exposicion/

Deja un comentario